Un contrato para su tranquilidad

Muchos propietarios de vivienda están cansados de alquilar su inmueble y finalmente descubrir que su inquilino es un moroso profesional.
Con el contrato PROTEGETE10 tendrás un abogado que te represente en caso de impago de tu inquilino.
Tu abogado llamará al inquilino el primer día de impago para exigir la deuda antes de que sea mayor y en caso de continuar el impago interpondrá la demanda inmediatamente, el coste de este servicio es de 10 euros al mes, el requisito imprescindible es que el inquilino se encuentre al corriente en el pago de las rentas y servicios al contratar este servicio, no incluye gastos de procurador ni tasas judiciales. Si tu inquilino en este momento no te paga podrás contratar PROTEGETE40.

Contrato de seguridad jurídica


Nuestro compromiso en la prestación del servicio y la exacta definición de su alcance queda detallado en el contrato que firmamos con nuestros clientes. Si desea descargar el texto íntegro del mismo y contratar con nosotros LA PROTECCIÓN JURÍDICA DE SU ALQUILER. PROTEGETE10

Máxima claridad


Con PROTEGE TU ALQUILER S.L.P. todo está claro desde un principio, sin sorpresas. Los honorarios de su abogado quedan TOTALMENTE CUBIERTOS con el pago mensual estipulado. Nuestro equipo llegará hasta el final.

Si es Vd. propietario de más de dos inmuebles en alquiler, beneficiese de un descuento del 40% de la cuota en el tercer inmueble y de un 60% en el cuarto y sucesivos.

Pasos a seguir


1.- Producido el impago, llamamos en su nombre por teléfono a su inquilino, dándole un plazo de 5 días para realizar el pago.
2.- En caso de persistir en el impago, le redactamos el burofax para la reclamación por escrito de las rentas debidas, concediéndole un plazo de 15 días para realizar el pago.
3.- Si con el requerimiento realizado no se obtiene el cobro, interponemos en el plazo fijado la DEMANDA DE DESAHUCIO Y RECLAMACIÓN DE RENTAS.
4.- Nuestro servicio continúa hasta la recuperación de la posesión del inmueble y, siempre que sea posible hacer efectivo un embargo, hasta el cobro de las mensualidades impagadas.